domingo, 27 de octubre de 2013

LO QUE REFLEJAN LAS FERIAS DEL LIBRO: FRANKFURT, 2013.





¿Qué refleja una feria del libro? En parte lo que se está escribiendo. Esto en todas partes. Antes comenté brevemente mi estadía, también breve, en la feria del libro de Costa Rica, que esta vez era internacional, principalmente enfocada a Centroamárica y México. Allí era posible no solamente hablar con los editores y ver las novedades publicadas, sino comprar los libros. 
En Frankfurt la tónica es muy diferente, pues se trata esencialmente de un encuentro de negocios entre la gente de mundo literario, y al final de la feria se abre al público para que pueda ver y tocar los libros en exhibición. No se compran, por el contrario, algunas editoriales los regalan como promoción.
La feria se realiza de miércoles a domingo. Estuve todo el día jueves, uno de las fechas dedicadas a “especialistas del ramo”. Miento si digo que visité todos los pabellones, en un día eso es imposible. La feria se desarrolla en una ciudadela dedicada que incluso cuenta con un tranvía que la conecta a la estación central de trenes de Frankfurt, y dentro de la ciudadela hay microbuses con los que uno se puede trasladar de un pabello al otro, pues a menos que estén a la par, eso implica casi veinte minutos a pie, o más. Tengamos en cuenta que aunque no hacía mucho frío, doce grados ocho (a ratos diez) grados no son mi idea de temperatura cómoda para salir a caminar. Con todo y eso, principalmente porque los pabellone que visitá estaban casi a la par, yo hice el trayecto a pie. Me refiero al pabellón 8 y al 5. 
¿Por qué menciono vagamente las dimenciones de la feria de Frankfurt? Al ser la feria más grande del mundo, todos los asistentes tratan de mostrar lo mejor que tienen. De ahí que la reducción de espacio de los exhibidores aún entre las principales editoriales no dejaba de notarse. Muchas editoriales independientes no acudieron a la cita por problemas presupuestarios. Vi también “cooperativas de libros” que no dejan de ser una gran idea. Esta es quizá la primera gran conclusión de la crisis del libro reflejada en Frankfurt: los modelos editoriales no pueden seguir siendo como antes. Esto no es novedad, pero ya es una relidad, no solo un tema de reuniones ejecutivas. Cada día hay más gente en el mundo, pero no necesariamente más lectores.
Desde la perspectiva de la cultura al servicio del progreso humano, vemos que lo que se lee principalmente no es en efecto edificante, sino entretenimiento burdo la mas de las veces. Hablo de literatura, desde luego. Y aquií llegamos a un aspecto importantísimo: los lectores y el papel de las editoriales. Bajar constantemente el nivel de lo que se publica, con la excusa de que el gran público ese es lo que puede leer, llegamos a un punto en el que ese nivel es tan bajo, que el “gran público” ya no lee.  Eliminar el valor humanístico-educativo de la literatura llevándola al puro entretenumiento, produce personas-no lectoras, que satisfacen sus apetitos de deversión mediante formas más directas. Luego, los libros son cada vez más caros, pues se quiere ganar cada vez más con menos calidad. A menudo en el mercado el precio que pagamos por algo es hasta tres o o cuatro veces lo que cuesta. Eso no es inteligente en el mundo del libro, pues es matar a los lectores. Es cierto que los libros nunca han sido bartos, y me pueden mencionar los tiempos previos a la imprenta. Cierto. El mundo en general, no ya el editorial, pasa por momentos de cambio. No es la primera vez. Es cierto -conozco muchos editores- que este es un negocio duro, muy duro. Hablo ya de la humanidad, uno de los motivos mayores por los que leemos. Sin humanidad no hay literatura, por lo que es lo primero que debemos cuidar. ¿En qué nos hemos convertido? ¿De qué sirven tantos premios si la mayoría de la gente, no solamente no se entera sino que no se interesa, pues lucha por sobrevivir. ¿No se supone que vivimos en un mundo más avanzado, en donde los valores humanos deberían ser mayores? ¿No se supone que la explotación humana debería ser menor, o nula, si nos concideramos evolucionados, superiores a las demás especies del planeta? ¿Por qué seguimos siendo tan avaros, tan atados al dinero? ¿Qué significa estár esclavizado por el amor al dinero, al consumo desmedido, al lujo banal? Me viene a la mente una palabra, pero prefiero que sea usted, querido lector, quien la descubra. ¡A lo mejor me equivoco!

domingo, 25 de agosto de 2013

Feria Internacional del libro Costa Rica 2013





Muchas han sido las voces que afirman que esta es con seguridad la mejor feria del libro en Costa Rica. El invitado de honor este año es México, pero muchos otros países, principalmente de la región. se han hecho presente, entre los que destacan Guatemala, Honduras, Nicaragua con editoriales de nuevo formato. De más está mencionar las grandes editoriales, siempre presentes al rededor del mundo.

Es alentador ver la gran cantidad de editoriales independientes que han surgido por doquier, lo mismo que la convivencia con el libro digital, que cada vez más va llegando a un equilibrio con las ediciones tradicionales. Así, entre las nuevas propuestas editoriales costarricenses asistieron casas como Ediciones Espiral, Editorial Greminal, Editorial Uruk y Ediciones Lanzallamas, entre muchas otras, ampliando con ello el panorama al sumarse a las más antiguas como la Editorial Costa Rica y las editoriales universitarias.

Felicitaciones a los organizadores y a todos los que con su esfuerzo han hecho que haya tan buen nivel. Confiamos en que cada año será más alto.

La juive: los caminos del libre albedrío. I

La juive: los caminos del libre albedrío. I